dilluns, 20 d’octubre de 2008

Una bomba de relojería en el Estrecho







Las gasolineras flotantes y el tráfico intenso de buques causan constantes accidentes en la Bahía de Algeciras. La zona es Parque Natural y Reserva de la Biosfera








"Amarraremos la flota hasta que desaparezca el fuel", afirma el presidente de la Cofradía de Pescadores de Algeciras, Francisco Soler. Los trabajadores no pueden faenar desde que el granelero Fedra chocó el 10 de octubre contra Punta Europa, partiéndose en dos y derramando 200 toneladas de hidrocarburo.


La intensa actividad marítima en la Bahía de Algeciras ha causado, en los últimos ocho años, casi una veintena de accidentes graves. Desde enero de 2007, en concreto, han encallado cinco buques, provocando importantes vertidos. El trasiego de petroleros y gabarras –barcos surtidores– por la bahía, junto a la limpieza de sentinas fuera del puerto o la actividad del polo químico, convierten la zona en una “olla a presión”, según el portavoz del colectivo ecologista Agaden, Javier Gil.

En el área del Estrecho, Reserva de la Biosfera y Parque Natural, se trasvasan al año seis millones de toneladas de hidrocarburos entre buques sobre el agua. Es el bunkering. Esta práctica está permitida en ciertos espacios pero siempre con gabarras que tengan doble casco y en buenas condiciones climatológicas. Sin embargo, los grandes petroleros de venta de combustible, auténticas gasolineras flotantes, permanecen fondeados al este del Peñón y hacen bunkering de manera impune, "incluso entre buques", denuncia Gil.


Cae la biodiversidad
La presión creciente en la Bahía de Algeciras desde hace cuatro décadas ha provocado un descenso "alarmante" de su biodiversidad, explica el catedrático de Biología Marina de la Universidad de Sevilla José Carlos García Gómez. La antigua zona de Punta Mala –Campamento– exhibía roquedos naturales "sorprendentes, con una alta riqueza botánica y zoológica". Al desaparecer estos peñascos con la construcción de los astilleros Crinavis "desapareció toda la riqueza biológica asociada y un hábitat natural donde numerosas especies se reproducían", afirma Gómez.



Tal y como indica Francisco Soler, los pescadores también han comprobado la "pérdida de pesquería", desde atún rojo a voraz, pasando por salmonetes, sardinas, caballas o boquerones. Por su parte, el director de Investigación de Oceana Europa, Ricardo Aguilar, recuerda cómo afectan los restos de hidrocarburos "a todos los animales marinos que respiran en superficie", como los delfines. Afirma que se han reducido los moluscos y que una especie exclusiva como el coral anaranjado "podría verse muy afectada".Lo cierto es que la Bahía de Algeciras "no volverá a ser nunca lo que fue", asegura García Gómez
Estractos de artículo publicado en publico.es el 20/10/2008

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

9Uh6z