divendres, 4 de desembre de 2009

LA UE FINANCIA LA PESCA DE UNA ESPECIE AMENAZADA

La UE financió la pesca de atún rojo con 34,5 millones

La especie, capturada para elaborar sushi, está amenazada por la sobreexplotación

La población de atunes rojos del Mediterráneo y el Atlántico, capturados para elaborar platos japoneses como el sushi y el sashimi, se ha reducido un 74% en el último medio siglo. Sin embargo, la Unión Europea concedió 34,5 millones de euros a la industria del atún entre 2000 y 2008 para modernizar su flota, según denunció ayer el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

La Comisión Europea respondió el pasado 1 de diciembre a una pregunta parlamentaria del eurodiputado Raül Romeva, de Iniciativa per Catalunya Verds, sobre los subsidios de la UE a la pesca del atún rojo. Según la contestación oficial, Europa destinó 23 millones de euros, al margen de los subsidios nacionales, sólo a la construcción de buques de pesca con alta tecnología, capaces de capturar grandes cantidades de atún en un solo día. Los principales países beneficiados fueron Chipre, Grecia, Italia, Malta y España.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) considera la especie "amenazada por la sobreexplotación". En aguas españolas, la talla media de los atunes capturados era 159 kilogramos en 1994. En 2009, apenas alcanza los 77 kilogramos, según los datos de WWF.

La FAO ha denunciado que el problema de la sobrepesca se ha agravado con la construcción de granjas de engorde de atún. En este proceso, los peces jóvenes son capturados y engordados en criaderos para su posterior comercialización. A juicio de los expertos de este organismo, "esta práctica supone incrementar la presión sobre una población ya frágil debido a la sobreexplotación". Pese a estas críticas, repetidas en los últimos años, la UE financió la construcción de granjas en España con seis millones de euros hasta 2003.

"Es un escándalo que los subsidios dañinos de la UE hayan ayudado a crear una flota monstruosa que está a punto de acabar con la especie", opinó ayer en un comunicado Raúl García, responsable de Pesquerías de WWF en España.