dimarts, 7 d’octubre de 2008

Lagartija y camaleón

LA LAGARTIJA



Ya sabemos que si se le corta la cola a una lagartija le vuelve a crecer.



Seguro que todos conocemos a alguien que de pequeño, en un acto cruel, lo comprobó por sí mismo.




Pues bien, muchas veces es el propio reptil quien se desprende de su cola.
En algunas especies la cola supone más del 20 % de su peso corporal total, por tanto perder la cola aumenta su velocidad de fuga ante un depredador. Esto además supone muchas veces una distracción, pues si el predador consigue agarrar a la lagartija por la cola, ésta se desprende y serpentea en el suelo, dando tiempo a la lagartija a escapar.




Tras la pérdida de la cola, la regeneración es sumamente importante, pues la cola está implicada en varias funciones: procesos de locomoción, mantenimiento del equilibrio, almacenamiento de energía en forma de grasas y órgano importante en la reproducción, pues el cortejo se realiza mediante la agitación de la cola.




Por lo tanto la pérdida de la cola reporta beneficios inmediatos para el reptil, pero consecuencias nefastas a medio y largo plazo.




A veces en la regeneración pueden producirse anomalías que, curiosamente, reemplazan la cola perdida por no una nueva cola, sino varias.








EL CAMALEÓN

El camaleón es un animal que aumenta su tempetarura corporal exponiéndose al Sol.(DIMAXI et al.,2000), y se ha comprobado que la variación de color de la piel de algunas clases de camaleón -gracias a que poseen células pigmentarias- no está relacionada con la temperatura.

La coloración típica del camaleón es verde o parda con dos líneas amarillas discontinuas, pero cambia frecuentemente su color, ya sea para protegerse o intimidar a otros machos. Son animales muy territoriales.


Cuando siente que va a ser atacado por otra especie depredadora, la coloración de su piel pasa a verde para intentar camuflarse entre la vegetación y así evitar ser descubierto.


En época reproductiva, el camaleón macho intenta impresionar a la hembra y para ello comprimen su cuerpo, hinchan los pulmones, enroscan la cola y su coloración pasa a ser verde oscuro intenso con alguna mancha negra. Esta coloración reintensifica durante el cortejo y cuando se pelea con otro macho también en época de celo.
Tras las peleas, el perdedor es identificado por su color pardo-negruzco, que es el color de una hembra de de un camaleón joven, a modo de respeto hacia el otro macho.

Tras la cópula, las hembras cambian su librea o coloración a negro intenso con lunares amarillos y azules para avisar a los machos de que ya está preñada y evitar así que estos intenten otra cópula.

El camaleón cambia de color gracias a:

  • los cromatóforos que tienen pigmentos amarillos y rojos, y están en la capa más externa.
  • Los guanóforos que contienen guanina, sustancia que refleja la luz azul, haciendo que la piel se vuelva de color azul. Están debajo de los cromatóforos.
  • Por último los melanóforos producen melanina, sustancia que oscurece la piel y regula el brillo. Están situados por debajo de los guanóforos.

    Para dar lugar al color verde, el color amarillo producido por los cromatóforos se mezcla con la luz azul reflejada por la guanina producida en los guanóforos.
    Si en cambio se mezcla el azul con el rojo, resultará morado.
    El naranja se crea sin necesidad de guanóforos.

    La liberación de unas sustancia u otras y su cantidad se produce gracias a las hormonas

1 comentari:

  1. Creo que si al ser humano le crecería la cola, en vez de una patada en los güevos nos cortarían la cola. Por lo que es un detalle por parte de la feminas que no utiliceis las tijeras más a menudo y si la patada en los mismisimos. Por otro lado alguno ya se la cortaría por si acaso cuando crezca de nuevo, sea más grande y fuerte, como dicen del pelo.

    ResponElimina

9Uh6z