dilluns, 14 de setembre de 2009

Un murciélago que abandona la oscuridad


Mide solo unos cinco centímetros y apenas pesa ocho gramos
Ha decidido perder el miedo a las rapaces y aventurarse a la caza diurna
Es algo extremadamente raro en los murciélagos, que cazan de noche
Se ha observado en un grupo en un bosque del centro de Italia



Mide solo unos cinco centímetros y apenas pesa ocho gramos, pero este pequeño murciélago ha decidido perder el miedo a las rapaces y se ha aventurado a salir a la luz del día en busca de jugosos mosquitos.


Este cambio en la estrategia de caza ha sido detectado en una zona boscosa del centro de Italia. Es algo muy poco habitual entre los murciélagos insectívoros, que habitualmente cazan al atardecer o por la noche para evitar a los depredadores.


Sin embargo, un grupo de estos animales, de la especie de los murciélagos enanos (pipistrellus pygmaeus), han sido vistos volando de día en un bosque de hayas en Italia, según informa la BBC.


El descubrimiento fue llevado a cabo por el equipo de investigación dirigido por el Dr. Danilo Russo, experto en murciélagos de la Universidad de Bristol y la Universidad de Nápoles que han publicado su estudio en la revista Mammalian Biology.


"Una tarde, paseando por el bosque, vimos algunos murciélagos volando demasiado temprano", explica el Dr. Russo en declaraciones recogidas por la BBC. "Pensamos que el fenómeno podría ser ocasional así que volvimos a la misma hora en los días sucesivos y los murciélagos seguían allí."


¿Por qué este cambio de estrategia?


Este grupo de murciélagos se enfrentaban a una disyuntiva. Si bien estos mamíferos han evolucionado para ser capaces de cazar en la oscuridad gracias a su sentido auditivo superdesarrollado, durante el día hay más insectos a su alrededor para alimentarse. Sin embargo, exponerse a la luz del sol les hace muy vulnerables ante las aves rapaces, cuya vista, al contrario que la de los murciélagos, está muy evolucionada.


Solo en momentos de desesperación, cuando terminan la hibernación y necesitan desesperadamente recuperar las energías perdidas durante el invierno, pueden arriesgarse ocasionalmente a cazar de día.Sin embargo, estos pequeños han escogido un sitio estratégico en el bosque italiano para poder saciar su hambre de insectos durante el día. Utilizan como zona de caza el fondo de un cañón, donde gracias a sus pareces pueden refugiarse de sus depredadores. "Este comportamiento, realizado así de forma sistemática, era completamente nuevo para nosotros", señala Russo.Además, el grupo de investigación señala que es posible que otras poblaciones locales de murciélagos se acaben convirtiendo en cazadores diurnos.

fuente: www.rtve.es