dimecres, 18 de juny de 2008

Merece la pena leerlo

Os dejo otro artículo que leí, ayer sobre los conocidos chanchullos de Berlusconi. Muy fuerte.


Berlusconi vuelve a las andadas con una nueva ley que paraliza un juicio contra él
Una norma permite suspender los procesos de delitos no graves cometidos antes de 2002, como el suyo por soborno del abogado Mills

I. DOMÍNGUEZ
ROMA
Berlusconi no ha aguantado ni un mes sin hacer una de las suyas y ya está chapoteando en el conflicto de intereses, como en su anterior legislatura de 2001 a 2006. El primer Consejo de Ministros de su Gobierno, el pasado 21 de mayo, aprobó el famoso proyecto de ley de seguridad y ayer en el Senado su partido deslizó dos enmiendas rarísimas. Una, para dar prioridad a los procesos graves, de penas superiores a los diez años de cárcel, con el fin de agilizarlos. Otra, donde está el meollo, suspende durante un año los juicios por delitos castigados con menos de diez años que se hayan cometido hasta el 30 de junio de 2002. Qué casualidad, Berlusconi tiene uno así.
Se trata del proceso por presunto soborno del conocido abogado británico David Mills para que no testificara contra él en dos de los juicios que el magnate afrontó a finales de los noventa. Es el más amenazador de los tres procedimientos contra el primer ministro que siguen con vida, pues se acerca a su fin, tras haberse librado ya de una docena en los últimos años por absolución, prescripción o con leyes hechas por él mismo que los neutralizaban. Los otros dos procesos en pie son por presunto fraude fiscal en la compra de derechos televisivos de Mediaset, su complejo audiovisual, juicio que sigue adelante y no se ve afectado, y el segundo, en sus inicios, es por supuesta corrupción de un dirigente de la RAI al que quiso enchufar a cinco jovencitas.
Malestar en el Ejecutivo
Con la nueva norma, que no obstante detiene también los plazos de prescripción, el juicio del 'caso Mills' se pararía un año. Ha sido un aldabonazo que ha despertado a la clase política. Incluidos los socios de Berlusconi, que no están de acuerdo con la idea, sobre todo la Liga Norte, y temen el mal humor popular. En teoría este nuevo Ejecutivo se había vendido como aire fresco y soluciones para la vida de la gente, pero esta medida supone un regreso a los vicios conocidos: que Berlusconi se dedique más que nada a arreglar sus asuntos.
La oposición, que durante estas semanas ha querido dar un voto de confianza a 'Il Cavaliere' y trabajar por el diálogo, ayer acabó de caerse del burro. Para el Partido Demócrata (PD) de Walter Veltroni es el regreso de las leyes 'ad personam'. Además, según la prensa, es sólo una maniobra para ganar tiempo. Lo siguiente será el restablecimiento de la inmunidad para el primer ministro. Berlusconi ya lo intentó con una ley en 2003, pero el Tribunal Constitucional se la anuló meses después. En efecto, anoche el primer ministro confirmó sus intenciones de recuperar la inmunidad y cargó contra los jueces de Milán del 'caso Mills': «Se trata de otro sorprendente intento de un fiscal de utilizar la justicia con fines políticos, apoyado por un tribunal también politizado». Por esa razón, Berlusconi anunció que recusará a los magistrados de un proceso «fantasioso».
En el 'caso Mills' Berlusconi está acusado de haber pagado 530.000 euros en 1999 al abogado británico por guardar silencio, admitió el propio letrado en una carta. Según la acusación, Mills era el cerebro de la contabilidad en paraísos fiscales del imperio mediático de 'Il Cavaliere'. Por eso fue interrogado en dos procesos contra el líder de la derecha italiana en 1997 y 1998. En este último fue condenado Berlusconi, pero se benefició de la prescripción.

1 comentari:

9Uh6z