divendres, 29 d’abril de 2011

¿Un simple juego o un juego simple?

Cuando jugando al "Juego de la Oca" caes en las casillas de oca, avanzas rápidamente aunque siempre puedas encontrarte algo que te haga parar en el camino.
Al comenzar es fácil caer en los puentes, que te dan una velocidad extra (de puente a puente "porque me lleva la corriene", curioso),
permitiéndote avanzar más rápido de lo que creias antes de empezar a jugar. Aunque también es posible que ese empujón te llegue durante la parte final del juego, si caes en los dados.
Los inconvenientes durante el camino pueden ser varios, entre ellos la posada, que te hace perder un turno y en la que es fácil caer, y la cárcel, en la que tendrás que esperar 2 turnos. En estos turnos permaneces atento a lo que hacen tus compañeros de juego.

El laberinto puede estropearte la partida en muchas ocasiones ya que te hace retroceder, pero quizás te evite caer en casillas peores como la calavera.

Cuando parece que ya llegas a la casilla final del juego de la Oca de repente caes en la casilla de la calavera, tienes que volver a empezar. A veces el que cae en la calavera puede llegar a ganar el juego, aunque resulte dificil.
Claro que esto sucede solo si el resto de jugadores caen en casillas en las que pierden el turno. Mi favorita es la del pozo, porque tienes que esperar a que alguien venga a rescatarte pero no saldrá.
Quizás el jugador que cae en la calavera tenga la mala suerte de caer en el pozo y en la posada o el laberinto, que vuelve loco a cualquiera.
Pero también es cierto que se necesita un número exacto para llegar a la casilla final, por lo que quizás sea capaz de adelantar al resto de jugadores y ganarles.

Yo pensaba que se me habían olvidado las reglas del juego de no jugar, pero en verdad, juego más de lo que debería.(esto último me ha recordado una canción de la Fuga.)

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

9Uh6z